Sala de Prensa

Clausulas suelo en el IRPF

ClausulaEl Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene prevista la resolución de la “retroactividad de las clausulas suelo” en su Sentencia para el próximo mes de julio y todo apunta a que los ciudadanos afectados por estas cláusulas habrán de ser reintegrados por las cantidades cobradas en exceso al resultarles de aplicación en sus pagos hipotecarios estos límites “subterráneos” en el cálculo de los intereses que debían pagar periódicamente.

Estas devoluciones por partes de las entidades financieras, tendrán mayor impacto en aquellos que son contribuyentes del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, sobre todo si por dichas cantidades se obtuvo algún beneficio en IRPF del ejercicio en que fueron declaradas.

Los contribuyentes del IRPF a los cuales las entidades financieras han devuelto determinadas cantidades de dinero por aplicación inadecuada de las cláusulas suelo en principio no han de declarar como ingresos las mismas, ya que debieron ser declaradas como rendimiento del trabajo, capital, actividad económica, ganancia patrimonia, en la declaración correspondiente al año en que fueron obtenidos.

Si un contribuyente no se ha aplicado deducción por vivienda habitual, las cantidades reintegradas simplemente serán devoluciones de dinero cuyo pago no correspondía; en cambio el contribuyente que se dedujo por vivienda habitual o por alquiler de inmuebles o por rendimiento de actividades económicas, si puede verse afectado por las mencionadas cantidades, dándose tres posibles situaciones:

a)    Que el contribuyente no se viese alterado porque lo pagado en su momento superase las deducciones o límites establecidos por la normativa.

b)   Que como consecuencia de las cantidades pagadas en su hipoteca, o como gastos por alquiler de inmuebles o como gasto en rendimientos de actividades económicas, al ser devueltas dichas cantidades se ha practicado un deducción por un importe superior al que correspondía y el gasto que se imputó en su momento al ser devuelto ya no se corresponde, por lo que el contribuyente debería pagar más cantidad de lo que pago en la mencionada declaración de la renta.

c)     Donde el resultado a devolver fuese inferior al que realmente le fue devuelto.

Así y de acuerdo con el ordenamiento tributario español la forma de declarar estas cantidades sería a través de declaraciones complementarias, correspondientes a los ejercicios 2013, 2014 y 2015, e imputar los intereses que correspondan a cada año en la declaración, siempre y cuando sea la Administración tributaria quien haya sufrido un perjuicio económico como consecuencia de una liquidación anterior.

Por el contrario en aquellos casos que no corresponda una mayor tributación como consecuencia de la integración de estas partidas y el perjudicado sea el contribuyente, la forma correcta de imputar estos rendimientos será mediante un escrito de rectificación de errores.

Si bien el periodo de prescripción de los impuestos es de cuatro años, debería declararse la retroactividad a la Sentencia dictada el 9 de mayo de 2013, fecha en que el Tribunal Supremo creó jurisprudencia y condenando a determinadas entidades financieras a eliminar a partir de entonces las clausulas suelo de sus contratos hipotecarios.

Una vez que se tenga una Sentencia definitiva sobre las clausulas suelo, la Administración al igual que ha sucedido con otras regularizaciones tributarias: céntimo sanitario, pensiones pagadas desde el extranjero, articulase la manera de proceder con la regularización tributaria mediante un procedimiento especial, con el establecimiento de plazos y condiciones.

María José Delgado Bermejo

Equipo Fiscal Lex Consulting

Tax Advisor Manager

articulo

También te podría interesar

No hay comentarios

Deja una respuesta